Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

8 maneras infalibles de superar una mala primera cita

Pareja sentada en un parque mirándose feliz
¿Tu primera cita no fue tan bien como esperabas? ¿Lo que parecía prometedor acabó convirtiéndose en una gran decepción? Todxs hemos tenido citas malas alguna vez. De hecho, son una parte inevitable en el proceso de conocer a alguien. Pero eso no significa que todas las citas que tengas a partir de ahora vayan a ser así o que no seas una persona lo suficientemente buena para esto. ¡Que no decaiga tu ánimo! Para ayudarte, aquí tienes 8 formas infalibles para superar una mala primera cita ¡y animarte a seguir conociendo gente!

1. Piensa en las estadísticas

Hombre hablando con mujer y reaccionando
Está claro, si estás teniendo citas, es probable que alguna de ellas acabe siendo mala. Literalmente es así: todxs hemos tenido una mala cita en algún momento. Tal vez el encuentro no fue agradable porque simplemente no son compatibles, ¡y eso es normal! No puedes hacer clic instantáneamente con cada persona que conoces. Si lo piensas bien, en una primera cita solo pasas un par de horas con una persona que ni siquiera conoces. Quizás simplemente no fue bien porque esa persona no estaba de humor ese día. Si embargo, si has notado que solo tienes malas experiencias con tus citas, podría ser el momento de pararte a reflexionar cuál podría ser la causa. Tal vez has estado eligiendo personas que no son adecuadas para ti. ¿O es posible que hayas estado saboteando inconscientemente tus primeras citas porque tienes miedo de entablar una nueva relación?

2. No te culpes

Hombre sentado al sol y hablando por teléfono.
Si tienes una lista interminable de tips sobre lo que no se debe hacer en una primera cita, te has ceñido estrictamente a ella y aún así tu cita no ha salido bien, ¡no te culpes! Lo más probable es que no tenga nada que ver contigo (y tal vez tampoco con la otra persona). Algunas personas simplemente no hacen clic. Quizás no sea el momento adecuado o tal vez tu cita todavía no haya superado una relación pasada. Cualquiera que sea el caso, mira el lado positivo: Si las cosas ni siquiera funcionaron en la primera cita y no hicieron clic, ¿cómo diablos iba a funcionar esa nueva relación? Cuando no estás destinado a estar con alguien, es mejor saberlo más temprano que tarde.

3. Pide una segunda primera cita

Pareja teniendo primera cita en un café
Tal vez la cita no salió como la planeaste, pero aún así te gusta esta persona. ¡Da el primer paso una vez más y pide otra oportunidad! No ocultes el hecho de que la primera vez fue un poco incómoda. Haz que suene gracioso y di que puedes hacerlo mejor. Si tu cita acepta, intenta que sea algo diferente. Si fuiste a cenar la primera vez, ahora podrías ir a desayunar. Solo trata de relajarte e intenta no poner demasiada presión en la cita. Si acepta salir de nuevo, ¡tu segunda primera cita ya tendrá un buen comienzo!

4. Dale otra oportunidad

Tal vez ni siquiera tengas que pedir una segunda oportunidad porque te la pedirán primero. Si estás dudando si debes decir que sí, ¡no lo pienses demasiado y acepta! No tienes nada que perder. A veces hay una explicación simple de por qué la cita fue mala la última vez: Tal vez no tuvieron la oportunidad de hablar lo suficiente, así que una segunda cita sería una buena oportunidad para conocerse mejor. Sea lo que sea, no vayas con prejuicios, ve con la mente abierta y dale una segunda oportunidad de causar una buena primera impresión.

5. Ríete de la situación

Amigos riéndose mientras caminan por las calles de la ciudad
Si hablas con tus amigxs sobre tu cita, te darás cuenta que las malas citas suelen acabar convirtiéndose en historias y anécdotas divertidas que contar. Cuando conoces gente nueva, es muy probable que experimentes algunas situaciones incómodas. En lugar de estresarte o dejar que te afecte, usa tu sentido del humor. Piensa en cómo hablarás de esta cita dentro de cinco años. Probablemente compartirá unas buenas carcajadas con tus amigxs, así que ¿por qué no empezar a reírte ahora?

6. Deja que tus amigxs te suban el ánimo

Mujeres pasando el rato juntas y riendo
Si sientes que una mala primera cita te está afectando demasiado, llama a tu grupo de amigxs para una reunión de emergencia y deja que te suban el ánimo. Puedes contarles tu experiencia y seguro que ellos también compartiendo anécdotas sobre malas citas que han tenido. ¡Al final acabarán riéndose! Además, pueden ayudarte a ver las cosas desde una nueva perspectiva. Incluso es posible que conozcan a alguien con quien podrían organizarte otra cita ¡para que puedas tener un momento divertido de inmediato!

7. Aprende de ello

Reflexiona sobre lo que sucedió y trata de identificar exactamente qué fue lo malo de la cita: ¿Llegaste de mal humor o tu cita estaba estresada por el trabajo?  Hay problemas que pueden solucionarse fácilmente con una rutina de relajación antes de la cita. Sea lo que sea, piensa en cómo prevenirlo en el futuro. Incluso puedes idear un plan de escape para situaciones en las que la cita resulte ser tan mala que no haya forma de salvar las cosas.

8. Ten más primeras citas

Dos mujeres montando una bicicleta juntas en un día de verano cerca de la playa
¡Sal y diviértete! En realidad sabes qué hacer en un primer encuentro y, con suerte, tu nueva cita también. Una mala primera cita con una persona no significa que tendrás malas experiencias siempre. Sigue saliendo, conoce gente y seguramente terminarás en una cita que te lleve a una nueva relación.
No olvides que no te pueden gustar todas las personas que conoces y que no le gustarás a todo el mundo. ¡Y eso está bien! En realidad solo necesitas que te guste una persona. Y cuando conozcas a esa persona, ¡su cita será tan perfecta que terminará siendo tu última primera cita!

LEER MÁS

Comparte este post

Únete a #Dating